Fórmula 1
IRL IndyCar Series
Champ Car
NASCAR
Grand-Am
Noticias diarias
Info carrera x carrera
Agenda de eventos
Semáforo
F1 en el recuerdo
Biografías F1
Artículos de opinión
F1: Equipos fugaces
¿Cuánto sabes de F1?
Fotos
Fondos de pantalla
Sonidos
Videos
Screensavers
Unite a nosotros
Notas de lectores
Pedí tu foto
Chat interactivo
Foros de opinión
Libro de visitas
Enlaces recomendados
Staff
Publicite aquí
Prensa
Contáctenos



En esta nota no recordaremos un piloto, nos trasladaremos a 1967, Gran Premio de Holanda, allí apareció un motor nacido para ganar, el que equipó al no menos revolucionario Lotus 49, nos referimos al Ford Cosworth DFV 3.0 V8, quien en el mencionado Grand Prix debutó y triunfó conducido por el escocés Jim Clark.

Clark y su Lotus Ford
No era un motor diferente porque sí, cuando la mesa de dibujo recibió las primeras ideas, estas encerraban una exigencia no común a sus congéneres de la Fórmula 1. Este nuevo motor destinado a competir en la especialidad tenía un destino especifico: formaría parte integral de la estructura de los Lotus, a los que estaba destinado a impulsar. Sí, el motor sería parte del chasis y en su block habían sido previstos los lugares de anclaje de la suspensión trasera, obviamente toda una novedad revolucionaria para la época.

Tyrrell Cosworth del '71
En grandes rasgos se trataba de un 8 cilindros en "V", en el que ambas bancadas de cilindros formaban entre sí un ángulo de 90°, la relación de diámetro carrera (84 mm. x 57 mm.) era de acuerdo a la época un motor "súper cuadrado", su desplazamiento alcanzaba los 2993 cc. Se trataba de un motor muy corto, solo 54,4 cm. entre tapa de distribución y plano de embrague. Dadas las características supercuadradas del diseño, el largo de la biela había sido estudiada para disminuir los efectos del empuje lateral y las consecuencias de los procesos de aceleración y desaceleración. Su largo que era de 13,28 cm. representaba más de 4 veces el radio del volteo del cigüeñal, una proporción más que generosa para la época.

Fittipaldi con el Lotus
El cigüeñal pese a corresponder a un 8 cilindros, había sido diseñado en un solo plano, el cual lo asemejaba a los que equipaban motores de 4 cilindros en línea. Si bien con este tipo de diseño no se lograba un perfecto balanceo, característica de los V8, en contraposición era razonablemente simple lograr un eficiente sistema de escape, con reducción casi absoluta de los residuos de gases ya quemados, el que podía ser estudiado y diseñado para cada bancada de cilindros.

El régimen de rotación era de 9.000 RPM y entregaba una potencia estimada en 420 HP. El cigüeñal disponía de 5 bancadas, las bielas eran de acero forjado y los pistones utilizaban polleras enterizas, estos disponían de dos aros de compresión y un solo aro de control de aceite. Utilizaba 4 válvulas por cilindros, su relación de compresión se elevaba a 11:1.

Moreno y su Benetton Ford
El encendido se realizaba mediante un sistema transistorizado, marca Lucas. Las bujías eran de 10 mm. Una cascada de engranajes comandaba la distribución a cuatro árboles de levas y una correa dentada accionaba a ambos lados del block dos bombas de agua y las correspondientes bombas de aceite. Este motor no utilizaba las convencionales juntas de tapas de cilindros, las mismas fueron suplantadas por aros de acero inoxidable, autoexpansivos, habiendo sido previsto lugar para los mismos en el cuerpo del block.

Como remate de las innovaciones de este motor, cabe destacar la forma en que se sujetaron las bancadas del cigüeñal al cuerpo del block, las superiores como es de práctica, forman parte integral del mismo, pero las inferiores lo hacían de una pieza que coincidía en un todo con el perímetro del block y del cárter, que se abulonaba al block en todo su perímetro.

Senna en Mónaco del '93
Esta es una breve descripción del que a mi entender fue "el motor" de la Fórmula 1, el mismo consta de innumerables victorias y títulos, no solo equipando el chasis Lotus, para el cual fue diseñado originalmente, sino para otros como McLaren, Tyrrel, Williams, etc. Llegando casi a monopolizar el parque y debiendo transcurrir varios años para destronarlo, llegando incluso a darle batalla a los motores turbo a principios de los '80.

El motor Ford Cosworth V8, con un profundo replanteo técnico, continuó hasta 1995 de manera oficial, cuando fue suplantado por la nueva evolución de 10 cilindros, como la mayoría de sus rivales.

El último campeón con Ford
En 1994, Michael Schumacher conquistó el último título para el Ford Cosworth V8 (Ford Zetec-R 3.5 V8) a bordo de un Benetton B194 de la escudería Mild Seven Benetton Ford. En 1995, el V8 oficial incurrió en su última temporada equipando a los coches Red Bull Sauber Ford, sin embargo, como a lo largo de toda su trayectoria en Fórmula 1, el Ford Cosworth también se mantuvo como motor cliente equipando a equipos menores con dinero suficiente -y, a veces, sin él-.

Solo el tiempo dirá, si alguna vez los motores V8 vuelven a dominar la máxima categoría del automovilismo, si esto alguna vez sucede, seguramente el Ford Cosworth V8 volverá a ocupar los lugares más importantes.

> Libreto para un drama.